Sistema Admision Escolar
 
Viernes, Diciembre 15, 2017

-Con motivo de un nuevo aniversario patrio, se celebró el tradicional Te Deum, en el cual el Arzobispo de La Serena invitó a los fieles de la Arquidiócesis y autoridades de la región de Coquimbo, a buscar la paz en nuestra sociedad inspirados por la Palabra de Dios.

Este sábado 16 de septiembre feligreses provenientes de las cuatro vicarías y autoridades de la región de Coquimbo, tanto civiles como militares, se dieron cita en el templo Catedral de La Serena para vivir juntos el tradicional Te Deum de Fiestas Patrias, con motivo de agradecer a Dios por el nuevo aniversario de la independencia de Chile, celebración que fue presidida por el Arzobispo, Mons. René Rebolledo Salinas, en compañía de sacerdotes y diáconos de la Arquidiócesis.

En su homilía, el Pastor Arquidiocesano sostuvo que “en la voz del Salmista prolongamos la acción de gracias con sus palabras, pues “el mismo Señor nos da sus bienes”. Conscientes de la belleza de nuestra maravillosa naturaleza, de la bondad de nuestra gente sencilla, de cuántos con esfuerzo ponen lo mejor de sí, para edificar, paso a paso, un Chile más próspero y solidario, ¿podríamos efectivamente celebrar en plenitud las fiestas patrias sin elevar nuestra mirada a Dios nuestro Padre?”.

A la luz de la Palabra

De la misma manera, Mons. Rebolledo destacó: ¡Qué feliz coincidencia vivir esta liturgia en el corazón de septiembre, en vísperas de un nuevo aniversario patrio y en el mes de la Biblia! ¿No recibimos sorprendidos en esta celebración el mensaje bíblico que acentúa precisamente la actitud interior con la cual se debe acoger la Palabra del Señor? Esto es lo que hemos oído como mensaje central que ilumina nuestra acción de gracias: “Jesús dijo a sus discípulos: El que me ama será fiel a mi Palabra, y mi Padre lo amará; iremos a Él y habitaremos en Él. El que no me ama no es fiel a mis palabras. La Palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió”.

           

En este sentido, enfatizó: “Es a la luz de la Palabra, dejándose iluminar y transformar por ella, que contamos con una guía segura para no errar el camino. ¡El pecado de nuestro tiempo, también de otras épocas en la historia de la humanidad es silenciar a Dios y las manifestaciones de su presencia!”.

Buscando el don de la Paz

Asimismo, sostuvo que “la página bíblica que hemos oído nos orienta hacia uno de los anhelos más profundos del corazón humano y de la vida de los pueblos, la aspiración al don de la paz”, agregando que “la paz es ante todo un don de Dios. Estamos llamados a agradecerlo y a pedirlo frecuentemente. ¡Jesús es nuestra paz! ¡Él es el único que puede ofrecernos la paz que necesitamos!”.

Al finalizar su mensaje, Mons. Rebolledo indicó que “sin duda, la paz favorece un progreso y desarrollo equitativo, justo, respetuoso de los demás. Si a alguien privilegia es precisamente a los más pobres, desvalidos y carenciados ¿No percibimos sobre este trasfondo la vía de solución para numerosos problemas que nos afectan a todos en nuestra Patria? Baste señalar algunos, admitido que el derecho a la vida es la puerta de entrada a todos ellos: la conciencia del respeto a la naturaleza creada por Dios, considerando las posibilidades y los límites de su desarrollo, la acogida a los inmigrantes y la promoción de sus derechos, la salvaguardia y atención prioritaria a las familias, edificadas sobre el matrimonio según la voluntad del Señor, los clamores que se alzan desde diversos sectores, buscando solución a innumerables problemas y desafíos”.

Visita del Papa Francisco

En la ocasión, además, integrantes de la Pastoral Juvenil presentaron ante el Altar del Señor, los documentos más importantes que el Papa Francisco ha escrito para iluminar el camino de la Iglesia, con motivo de preparar el corazón para la visita que el Santo Padre realizará a nuestro país en enero del 2018. Al respecto, el Arzobispo manifestó: “En el día en que hemos conocido la feliz noticia que el Santo Padre Francisco viene a visitarnos, he señalado a los medios: “la visita del Santo Padre Francisco es una gran bendición del Señor para nuestro pueblo”. El Papa nos hablará, como padre y pastor, invitándonos a acoger el gran don de la paz que nos regala Jesucristo, el príncipe de la paz. Dispongamos nuestro corazón a acoger al Santo Padre y a recibir su palabra con ánimo grato. Con entusiasmo se preparan las comunidades para acudir a Santiago y manifestar el aprecio, respeto y amor por quien nos preside en este camino de fe. Ayer el Apóstol Pedro, hoy en su misión el Papa Francisco. Junto con él profesamos con fe y amor a Jesucristo, “ayer, hoy y siempre” (Hb 13, 8)”.

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3
   
 

Main Menu

Main Menu